miércoles, 12 de marzo de 2008

2003 GIJÓN LEB

PLAYOFF! octavos y una gran eliminatoria contra el Tenerife.

Disfrutando del basket con un gran grupo humano. Moncho Fernendez, Sabino y Diego Tobalina (Entrenadores). Ruben Suarez, Antxon Iturbe, Chus Poves, Ruben Burgos, Modelman, Pricket, Ion Korta...
12 pts de media.
Lider de la liga LEB en Robos de balón.







NO A LA GUERRA!!!!!

MVP de la semana con 27 pts 6 reb 5 as 39 val, al Rosalia.


ARTÍCULOS ESCRITOS PARA www.atcoss.com en el 2003

DE BALONCESTO... ni idea.

Egunon Atcoss!

Lo primero presentarme, soy Iker, el hermano de un par de ilustres Atcoss, Ane y Joseba Urreizti, y bueno... a nuestro amigo Carlos Belio se le ocurrió la brillante idea de que yo podría contar algunas de mis vivencias o experiencias dentro de este vertiginoso mundo que es del baloncesto, aportando la perspectiva del jugador y la verdad que a pesar de mis ya 21 años jugando a este deporte, (8 temporadas como profesional) cada día vivo, aprendo, veo cosas que me sorprenden por lo que siempre digo que yo de baloncesto... ni idea.

Pero, lo intentaré a ver que os parece.

Lo segundo, que si alguien piensa que esto del baloncesto es fácil está muy equivocado, (y con esto no quiero decir que sea fácil estar estudiando, trabajar en una oficina... ni mucho menos, no es comparable)

Mañana nos visita el Lobos Cantabria “MADRE MIA” y a día de hoy mil cosas pasan por mi cabeza, enfrente tendré a dos bases, rápidos, anotadores un poco imprevisibles, Rivero y Ginobili...

Cada bloqueo directo según el lado de ataque del mismo será cantado por mis pivots de diferente manera para que la defensa sea la acertada, dadas las características de cada uno de ellos, es decir que cuando van con su mano buena, la derecha, se la juegan y si van con la mano izquierda, la pasan.
Este es un ejemplo de los mil y un detalles que estamos trabajando esta semana de cara al partido de mañana.

En el entreno de esta tarde recibiremos un video y una pila de folios con las características técnicas de cada jugador y del equipo contrario (menudo trabajo de chinos tienen lo coach-es), para que luego llegue el Urreizti de turno y se la tire como le venga en gana ( y menos mal...)

Por cierto, que si alguien piensa que tengo mi cabeza pensando en esas defensas está también equivocado porque dependiendo de los cinco hombres del Lobos que tenga enfrente, tendré que mandar determinados sistemas, que, aprovechan tanto las características de mis compañeros como las debilidades de los contrarios que están en ese momento en cancha, a todo eso súmale que... tengo que presionar en todo el campo al base contrario, tengo la responsabilidad del balance defensivo y además corregir al despistado de turno que se ha quedado mirando a la rubia de la tercera fila, menos mal que siempre me queda mandar “3 lado especial Kortaberria” mandarle un “haleyhoop” y verle colgado del aro mientras ruge el pabellón, ¡que placer!

Por suerte, al final el baloncesto sigue estando en manos de las habilidades y virtudes de los jugadores ya que el increíble trabajo de los entrenadores, sigue siendo siempre relativo y al final lo que importa es el talento para meter o no, el balón por el agujerito.

Menudo royo os he metido, así que hasta otra, cuidaros y sed jugones por lo menos, de espíritu.
Gijón 30-12-2002



DINÁMICA NEGATIVA

Suena la bocina de final de partido, notas sobre tu cabeza un denso murmullo mientras saludas al rival, sin poder levantar la cabeza ni siquiera para mirar el vergonzoso marcador, te diriges hacia el túnel de vestuario con la suerte de encontrarte con algunas palabras de ánimo de algún forofo.

Minutos antes, ves, con el rabillo del ojo como la gente abandona el pabellón antes de terminar el partido y sientes, entre los aplausos de resignación, los pitos de parte de la afición que tanto ha aplaudido hace tan solo unos días.

Llegas al vestuario, cabizbajo, la tensión se puede cortar, silencio, nos miramos a los ojos sin decir nada... puedes observar diferentes reacciones.

La mayoría calla (en mi opinión hablar en caliente siempre es peligroso), alguno intenta animar con palabras como “vamos chavales, no pasa nada, el viernes hay otro partido”, otros, intentan descargar la energía que no han gastado en la pista golpeando lo primero que pillan.

Después alguien tiene que dar la cara en la rueda de prensa y lógicamente en ocasiones como esta le toca al capi.

Me dirijo a la rueda de prensa y me encuentro al “coach” defendiendo el equipo como puede, buena señal.
Solo nuestras caras son suficientes para explicar la situación del equipo, el problema... mental.


Bueno... ha llegado el invierno a Gijón,
Tras un inicio de temporada fantástico, incluyendo 7 victorias consecutivas, jugando de cine y con una confianza que no parecía tener límite, una afición volcada, una ciudad ilusionada, incluso tocando con la punta de los dedos la posibilidad de ponernos líderes... ha llegado el momento que todo equipo teme (cuatro derrotas consecutivas con dos palizas de escándalo en casa)

¡Dinámica negativa ¡

¿Que hacer ante una situación semejante? se aceptan sugerencias, consejos. A pesar de todo, seguimos en puestos de playoff y por encima de nuestras expectativas iniciales, pero la dinámica es negativa y todos sabemos que esto puede ir a peor.

Sin embargo soy optimista porque entre todas estas reacciones todavía no he apreciado la más negativa, la más cancerígena, esa que se ve reflejada cuando alguien suelta, “somos una p... mierda, no jugamos a nada...” y eso lleva a... “este no defiende, tu no reboteas, es que no ayuda nadie...” ese es el primer síntoma de un equipo que va a perder el norte y muchas veces contra eso no hay solución.

Por eso y tras un nuevo intento de unión en el trabajo, de aunar fuerzas, de animarnos unos a otros (no solo de palabra, sino de hecho), de entrenar duro... ¡nos vamos a Huelva! (14 horas de autobús, es lo malo de tener presupuesto bajo)

Continuará...

18-12-2002

¡SENSACIONES!

¿Cuantas sensaciones se viven dentro de una pista de baloncesto?

Todos los que amamos este deporte las hemos vivido. Sensaciones buenas, malas, intensas, amargas... incluso algunas veces las hemos perdido, buscado e incluso encontrado.

Sensaciones físicas, mentales, fuertes, sutiles, antes, durante y después del partido.

Creo que las sensaciones están muy relacionadas con la confianza, tanto la confianza personal como la de grupo y por supuesto pueden ser totalmente diferentes en cada uno de nosotros.

Qué duro resulta entrar a la pista y sentir el campo enorme, las canastas altas, lejos, el aro duro, las redes abiertas.
¿Me pesan las piernas del viaje? ¿Estamos cansados?
Ellos son enormes, fuertes.

Comienza el partido, el defensor juega duro, está siempre encima, no para de correr, no veo espacios, el reloj corre y no he hecho nada positivo, no salen los sistemas, presión...

Por suerte anoche no tuve ninguna de estas sensaciones, todo lo contrario, nada más empezar el partido pude ver y sentir que las cosas salían bien, los sistemas funcionaban, el parquet botaba bien, y el aro, tras los dos primeros triples se hizo grande, llega un momento en que incluso perder un balón o fallar una bandeja no merma tu confianza.

Si las sensaciones del equipo son positivas se llega incluso a poder decirle a un compañero “dámela que no me defienden”, “estad preparados que divido y te la doy”, es genial.

El partido está igualado, sigues aportando cosas positivas, te sientes grande y cuanta más presión exterior, mayor es tu extraña sensación de tranquilidad (frialdad para algunos), sensación... indescriptible, es decir, una gozada y me parece que es, la razón de que a todos nosotros nos guste tanto este deporte.

Por cierto que, la de ganar es la mejor de las sensaciones, y anoche ganamos de 3, dos minutos para gritar, volver a la calma, ducha y nuevas sensaciones... dolores en la planta del pie, el golpe en la rodilla etc...


URTEBERRION!

7-01-2003

¡ADMIRACIÓN!

Temporada 97-98, Palau Olimpic de Badalona, el Juventud está ganando al Forum de Valladolid gracias a que Andre Turner está “on fire”. A Gustavo Aranzana no se le ocurre otra cosa que sacar al “novato” Iker para tratar de pararlo.

Salí a la cancha a por todas, ilusionado por el ambiente y sobre todo por el jugador al que me iba a enfrentar. En los 6 minutillos de los que disfruté, Turner no consiguió anotar, excepto el triple que me mandó de vuelta al banquillo, a pesar de eso, yo me iba contento, cuando, se me acercó y me regaló un gesto que incluso ahora recuerdo.
Una palmada y dos palabras con su inconfundible voz “buena defensa”.

Ese fue el primer día en el que tuve la sensación de enfrentarme a un jugador de otro nivel, de otro planeta, uno de esos jugadores con los que disfrutas incluso cuando te están matando (baloncestísticamente).

Más adelante, me he enfrentado a él varias veces e incluso he tenido el placer de vencer a su equipo, en Sevilla, aquel caja San Fernando, (líder de la ACB en aquel momento) además jugando bien, pero él siempre a hecho gala de un respeto y una elegancia que pocos tienen.

Andre Turner, es uno de esos jugadores que lo han hecho todo en este deporte y además con un mérito increíble, ¡mide, si llega 1,78!
Universidad de Memphis, seis equipos de la NBA, estrella en la CBA, histórico en la ACB etc.

Seguro que el también escuchó, muchas veces, como todos nosotros los “pequeños” que no valía para jugar ha este deporte, que era muy delgado o que no tenia suficiente fuerza. Tonterías.

¿Que es lo que lleva a un jugador como él, de 38 años, a fichar por La Complutense de LEB? (equipo que está en puesto de playoff de descenso a día de hoy), desde luego no es el dinero.

Yo creo, que todavía disfruta, que mantiene la ilusión que hace que a todos nosotros nos encante jugar pachangas en la calle, y que todavía disfruta al margen de este “feo negocio”, al igual que sus niños, metiendo el balón por el aro.

¡Admirable!

Se lo preguntaré este sábado.

Iker 23-1-2003


UNA ESPECIE EN EXTINCIÓN

Espero no estar en lo correcto y si estoy equivocado, decídmelo, pero tengo la sensación de que hay un tipo de jugador, ya sea infantil, juvenil o senior que está desapareciendo del mundo de la canasta.

El pasado jueves y después de una sesion de pesas entrenábamos en la cancha, como siempre un quinteto rojo y otro gris, el entrenador explica un ejercicio de 5 contra 5, en ese mismo instante el chaval del equipo de la EBA de 18 años que tengo enfrente me ofrece el balón para atacar ( menos mal que no todo está perdido) y yo le digo que no, que nosotros empezamos defendiendo, me mira con cara de sorpresa y me pregunta “¿eres masoca?”.

Me pregunto si ha desaparecido el jugador que quiere ser el primero en la fila para empezar el ejercicio ¿el que antes de atacar prefiere empezar defendiendo?

¿El jugador que entrena a solas por el mero echo de mejorar y no porque... “seguro que el entrenador me ve y tendrá mejor concepto de mí”?.
¿El chaval que se siente mal por no poder entrenar con sus compañeros por alguna molestia?.
¿El que le avergüenza llagar tarde por la falta de respeto que supone hacia sus compañeros?.
¿El que es capaz de dejar un trozo de piel de sus rodillas en el parqué por intentar y pocas veces conseguir robar un balón?.

Las nuevas generaciones de chavales tienen un talento bárbaro, unos físicos envidiables y un desparpajo que les convierte en sensacionales jugadores pero creo que si tuvieran la ética deportiva y el corazón de las anteriores serian aún mejores.
¿Estoy equivocado? Espero que si.